Blog del profesor y escritor Francisco Castillo

Libros

Cazar al Capricornio.

Libros

La otra cara de Jano.

Libros

Historia en cuentos.

Libros

Cazar al Capricornio. Edición 10º Aniversario.

martes, 2 de julio de 2019

Un relato completo de Historia en Cuentos: de la Prehistoria al Renacimiento.

Un relato completo de Historia en cuentos: de la prehistoria al Renacimiento




El primer relato completo, el que corresponde al Paleolítico. Se describen y comparan las diferencias físicas entre Homo Sapiens y Neandertales así como sus culturas y formas de vida. Este relato en concreto fue pensado para mis alumnos de 1º de ESO, es decir, de 12 a 13 años, pero podréis ver que se ajusta a más edades.

28000 aC. Al sur de la península ibérica.




¡Zarsi! ¡Hemos de volver! Se va a hacer de noche. ¡Papá se enfadará!
¡Ya casi lo tengo!
La niña corría entre las jaras y saltaba sobre las piedras como un gamo. Aquel conejo no se le escaparía por más que el asustadizo de su hermano Bilgu, que le seguía con la lengua afuera, quisiera detenerla. Aquel conejillo suponía carne para su tribu y esta no se conseguía todos los días, pero lo más importante para ella era que su padre, Urgo el fuerte, jefe de todo su clan, vería que una niña podía cazar y no solo quedarse detrás de los hombres.
Ya eres mío.
El conejo había cometido un error fatal. Había dejado atrás el terreno escarpado donde podría haberse escondido y corría ahora por un llano. Zarsi se detuvo en seco, sacó un piedra aguzada que guardaba en una bolsita de piel y armó con ella su honda. Giró aquellas tiras de cuero sobre su cabeza sin dejar de mirar el punto gris que era el conejo y se dispuso a disparar cuando de pronto, algo golpeó al conejo. Un palo lanzado por alguien le había arrebatado su presa.
Zarsi rabió. Llevaba mucho tiempo detrás de aquel conejo y lo sentía suyo. Alzó su mirada y vio al cazador. Era un niño cubierto de pieles sin curtir y que estaba de pie a una distancia de veinte pasos.
           –¡Hey! ¡Ese era mi conejo! –gritó Zarsi.
Estaba tan enfadada que se dirigió hacia esa persona, pero cuando estaba a cinco pasos se paró en seco. Aquel niño no era de su tribu, es más, no era como nadie que hubiera visto jamás. Tenía el pelo del color de la sangre seca y los ojos como musgo fresco, cosa que no había visto nunca y era más alto que ella y sobretodo más fuerte. Las bastas pieles de venado no podían disimilar la anchura de sus hombros, pero lo que más le llamaba la atención era su frente, ancha y saliente y su mentón, o mejor dicho, su no mentón, porque no tenía.
Estaban frente a frente, a solo unos pasos, cuando oyó los resoplidos de Bilgu, su hermano, que se quedaba parado justo detrás de ella.
            –¿Quién es este Zarsi? –preguntó Bilgu con la voz temblándole.
El desconocido estaba tan sorprendido como ellos, con los ojos verdes abiertos de par en par. Él tampoco  había visto a niños como aquellos y parecía que estaba decidiendo si tenía que salir corriendo o estrujarles con sus fuertes manos. Finalmente sonrió de oreja a oreja mostrando unos dientes ladeados y algo ya desgastados, pero eso no les llamó la atención a Zarsi y a Bilgu, pues en su tribu era normal cortar el cuero y la carne con los dientes y eso pasaba factura.
             –¡Jurgal! ¡Jurgal! –dijo aquel joven fortachón señalándose al pecho.
            –Yo soy Zarsi. –dijo la niña comprendiendo que el extraño se había presentado.
¡Vámonos! ¡Vámonos! ¿No ves que no  es de los nuestros? –dijo un  Bilgu que parecía que estaba a punto de hacerse pis en el taparrabos de cuero.
A Zarsi no le dio tiempo para responder a su hermano. Súbitamente se vieron acompañados por gigantes salidos de no se sabía dónde. Una docena de hombres y mujeres enormes y musculosos cubiertos de pieles sin  curtir y sin mentón les habían rodeado. La luz del sol moribundo los volvía aún más extraños, quitándoles cualquier parecido con un ser humano. Los niños  volvieron a sentir miedo, como siempre se tiene miedo ante lo desconocido.
¡Jurgal uf ujal! –dijo Jurgal señalando a los recién llegados sin parar de sonreír, como queriendo tranquilizar a los niños. Sin embargo, los recién llegados no sonreían y una ráfaga de aire frio que anunciaba el fin del día heló aun más a Zarsi y a Bilgu.
            –¡Jurgal uf ujal! ¡Jurgal uf ujal! –repitió.
Creo que es su familia. –Dijo Zarsi temblando de frio y de miedo porque se hacía de noche y se había dado cuenta de que no sería capaz de volver a casa en la oscuridad.
El sol era ya poco más que una línea en el horizonte y los gigantes se pusieron nerviosos. A todos les daba terror la noche cuando el frío y los animales salvajes campaban a sus anchas. A lo lejos se escuchó el aullido de un lobo.
Arjoa uf ujarclic. Urque uui –gruñó más que habló uno de los gigantes, el que parecía más viejo.
Inmediatamente todos se pusieron en camino, la noche no debía cogerles al descubierto.
Jurgal tomó la mano de Zarsi y aunque el contacto era áspero, lo hizo con delicadeza. Tiró de ella para que los acompañara.
             –Bilgu, tenemos que irnos con ellos.
             –Pero… se nos comerán.
             –No creo que quieran hacerlo, han tenido oportunidad.
             –Pero papá se enfadará.
             –Se enfadará más si nos comen los lobos.
Zarsi no esperó la reacción de su hermano, sino que se puso a andar con el grupo de extraños  humanos y al lado de Jurgal, que no paraba de sonreír enseñando una mella entre sus dientes. Bilgu echó a andar también. Por nada del mundo quería quedarse solo.
El campamento de los gigantes no estaba lejos. Era una cueva en una pared rocosa de cara al mar. Allí les esperaban otros humanos como ellos, altos y sin mentón que se calentaban en torno a un fuego. Cuando Zarsi estuvo cerca se dio cuenta de que eran tantos como dedos tenía su mano y eran viejos, muy viejos, pues su pelo se había vuelto blanco.
¿Cuántos ciclos de estaciones tendrá el mayor? –Se preguntó Zarsi. – ¿Treinta y cinco? ¿Cuarenta? – Con la gente tan vieja le costaba calcular.
Una anciana con una cicatriz que le cruzaba la cara se acercó, apoyándose en un bastón, a los recién llegados, pero sus ojos se concentraron en los dos niños pequeños y los señaló con su huesuda mano. No había afecto en su mirada y empezó a hablar en su lengua al que aparentaba ser el jefe, aquel gigante mayor que había ordenado la marcha. Zarsi no la entendía, pero por su forma de mirarlos y gesticular adivinó que ella ya había visto antes a gente como ellos y la experiencia no fue buena. El jefe se encogió de hombros y se desentendió. Parecía que el asunto de dos niños para él no era demasiado importante. Terció Jurgal y les señaló un lugar junto al fuego para que se sentasen, procurando quedarse al lado de Zarsi. Allí se fueron concentrando todos los miembros de la tribu. Como los dedos de sus dos manos y dos más en total, fue capaz de contar. Los recién  llegados traían provisiones con ellos. Zarsi vio que portaban una rama con moras maduras y un par de conejos, incluido el que ella había perseguido. No parecía mucho para un grupo tan grande y dudó que compartieran la comida con ella.
Dos de las mujeres cogieron los conejos y comenzaron a desollarlos ayudándose de unas grandes piedras talladas, igual a como lo hacia la familia de Zarsi, pero a la niña le dio la impresión de que la talla era más tosca; los suyos se bastaban con pequeñas piedras aguzadas para descarnar cualquier cosa. Después de quitarles la piel, los destriparon y los atravesaron con dos palos para ponerlos cerca de las brasas del fuego. Mientras tanto, la tribu comenzó a pasarse la rama de moras para que cada uno fuera cogiendo una por turno. Cuando llegó el turno de Bilgu el que tenía la rama dudó, pero finalmente se la dio. Bilgu cogió una mora, se la metió en la boca y le gustó, por lo que cogió otra e hizo lo mismo, cuando iba a coger la tercera, todo el grupo empezó a rugir, por lo que Zarsi le dio un codazo y Bilgu, de nuevo con la cara de hacerse pis encima, le pasó la rama. Zarsi tuvo el buen sentido de solo coger una. Así se fue pasando la rama de uno en uno hasta que se acabaron los frutos. Zarsi pensó que hubiera sido más inteligente el coger todas las moras de una vez y repartir a cada uno lo que le correspondía, pero eso sabía que era difícil, había que contar y parecía que no sabían hacerlo. Saber contar era algo de lo que Zarsi estaba muy orgullosa, pues era capaz de contar mejor que ningún niño de su tribu usando para ello los dedos de sus manos y de sus pies e incluso ayudándose con piedrecillas para no perderse cuando se aventuraba más lejos. Osuber, el brujo de la tribu, le había enseñado.
Los conejos empezaban a dorarse y a oler de forma deliciosa y más cuando vio que les echaban un poquito de sal. Ya era  noche cerrada cuando empezaron a pasarse los conejos. Cada uno dio una dentellada y la niña tuvo buen cuidado de que su hermano no se comiera un pedazo demasiado grande, lo que fue visto con buenos ojos por el jefe y por Jurgal que sonreía al ver que su nueva amiga era lista.

Los gigantes, aunque ya no le parecían tales, ni monstruos, sino humanos como ella solo que algo diferentes, empezaron a reír tras la comida y a charlar en lo que sin duda era una lengua como la suya, aunque pensó que era más simple, pero no por ello dejaba de ser un lenguaje. Se contaban los unos a los otros como les había ido el día y lo que habían visto, incluso hubo quien hizo el intento de comunicarse con Zarsi y Bilgu, sin conseguirlo claro, pero al menos el lenguaje de los gestos era una ayuda. Comer, beber, acercarse al fuego para estar caliente, era algo que transmitían sin esfuerzo. Parecía que ya los consideraban unos miembros más del clan, aunque la vieja de la cicatriz no les quitaba ojo y no había que ser muy listos para darse cuenta de que no los quería allí.
La noche avanzaba y el frío del viento empezaba a dominar al calor de un fuego que se extinguía. Aquellos seres empezaron a levantarse uno a uno en dirección a la cueva. Zarsi cogió a Bilgu del brazo y buscó un hueco donde pudieran echarse mientras veía cómo uno de los miembros más viejos del clan cogía un ascua y la introducía en una cazoleta hecha de huesos y astas de venado. Allí dormiría el fuego,  que era la posesión más importante de la tribu, hasta el día siguiente. En su tribu también hacían algo similar, pues encender fuego era difícil, había que provocar chispas golpeando dos piedras o frotando maderas ayudados por un pequeño arco, pero según le contaron, los antiguos no sabían hacer fuego y cuando lo encontraban en la naturaleza provocado por un rayo, lo tenían que conservar vivo pues dejar que muriera podría suponer el fin de la tribu. El fuego servía para cocinar la comida, que así era más digerible que la cruda, para calentarse, para curtir las pieles con su humo, para aguzar las lanzas para… para un montón de cosas.
Sorprendiendo a Zarsi fue el miedoso Bilgu el que primero se durmió. Parecía que la tensión de aquel día había podido con él. Ella sin embargo quería mantenerse alerta, la mujer de la cicatriz no estaba lejos y con ese pensamiento se frotó la garganta, pero había caminado tanto y tenía tanto sueño… Poco a poco sus ojos se cerraron y su mente comenzó a soñar con praderas llenas de caza y ríos con peces, porque obtener comida era la mayor preocupación de su pueblo y así se imaginaba el paraíso. De pronto en ese paraíso empezaban a escucharse gritos, gritos de pelea y quienes gritaban eran la familia de Jurgal y también... aquellos gritos no eran un sueño.
Zarsi se despertó de un salto y vio que la cueva estaba iluminada por el  fuego y que todos los hombres habían cogido sus lanzas y las mujeres estaban gritando, la de la cicatriz, más que nadie.
¿Qué pasa? ¿Qué pasa?–preguntó Bilgu a punto de llorar.
Zarsi también tenía ganas de llorar. Lo que quería era estar en casa con sus padres y con su tribu y no en medio de una pelea. Alguien, otra tribu más numerosa los estaba atacando y había arrojado antorchas encendidas dentro de la cueva para obligarlos a salir. Los gigantes eran fuertes, pero eran pocos y estaban hambrientos. Tenían poco que hacer.
La mujer de la cicatriz se acercó a Zarsi por detrás y la agarró por el brazo, arrastrándola hacia la entrada de la cueva.  Bilgu se abalanzó sobre la anciana, pero esta era mucho más fuerte que él y lo mandó al suelo de un manotazo. Por más que Zarsi se revolvía no podía hacer nada y sus pies apenas cubiertos por unos retazos de cuero se arañaban con el suelo de la cueva mientras pataleaba. Creía que era su fin, pero cuando la anciana llegó a la entrada no la mató, sino que la empujó fuera con todas sus fuerzas y luego a Bilgu. Los niños salieron despedidos como las piedras que se lanzan a los ríos para ver como saltan.

Los dos niños quedaron tendidos en el suelo, a los pies de los asaltantes. Cuando Zarsi alzó la mirada, vio a su padre con una lanza en una mano y una antorcha en la otra. Estaba asombrado. Rápidamente le pasó la lanza a un compañero y abrazó a sus hijos, llenándosele los ojos de lágrimas. 
Creí que os había perdido para siempre. Ya estáis a salvo. No os preocupéis hijos. Ya estáis a salvo.
Urgo soltó a sus hijos, cogió su lanza y las lágrimas se le secaron al instante. El amor filial fue sustituido por una mirada de odio, odio hacia quienes le habían arrebatado a sus hijos.
           –¡Matadlos!, ¡Matadlos a todos!  –gritó.
Los guerreros de la tribu alzaron sus lanzas con afiladas puntas de piedra para lanzarlas al puñado de gigantes que defendían la entrada de la cueva con garrotes y lanzas de punta de madera. Jurgal estaba entre ellos. Los hombres de la tribu de Zarsi eran más bajitos y menudos, pero les superaban en una proporción de tres a uno. Iba a ser una ejecución.
             –¡No! –dijo Zarsi. –No, por favor no.
Zarsi saltó de las filas de los guerreros y corrió hacia los gigantes. Se puso delante de ellos y volvió a gritar.
            –¡No!
Quítate de ahí Zarsi –bramó su padre.
No papá. Te quiero mucho pero no puedo dejar que los mates. No son peligrosos.
Son diferentes a nosotros –respondió Urgo sin bajar la lanza.
Sí, pero no por eso dejan de tener derecho a vivir. Ellos no me hicieron ningún daño. Me dieron refugio y comida cuando se hizo de noche.
Bilgu, para sorpresa de Zarsi, se unió a ella. Los dos hacían de escudos humanos para defender a sus nuevos amigos.
-        Por favor papá. Podemos convivir.
El padre dudaba pero las lágrimas en los ojos de sus hijos hicieron efecto y acabó bajando la lanza, siguiéndole el resto de los guerreros. Zarsi dio un grito de alegría y corrió a darle otro abrazo para darle las gracias. Sus amigos se habían salvado.
Vámonos a casa hija, tu madre te espera –le susurró aquel padre a su hija al oído.
Mientras Zarsi y los suyos se marchaban, la niña le lanzó una última sonrisa de despedida a Jurgal. Este se la devolvió, aunque tenía un matiz triste en su mirada, como si pensara que el tiempo de su gente estaba llegando a su fin. Eran los últimos de los Neandertales.

Francisco Castillo.
Historia en cuentos: de la prehistoria al Renacimiento, pp 7-18
Edit; Amazon


  •             ISBN-13: 978-1976715969


    •  Disponible tanto en digital como en formato papel en todas las tiendas Amazon.
      ------------------------------------

      Puedes comentar lo que te apetezca al final de esta entrada.

      miércoles, 27 de febrero de 2019

      10º Aniversario de Cazar al Capricornio: Edición especial

      Se cumple el 10º aniversario de la publicación de Cazar al Capricornio y en conmemoración sale al público una edición especial con prólogo y una nueva portada.



      Cazar al Capricornio



      Esta es la primera de las historias de Antonio Alba, el agente del CNI que sirve en la sección contra-inteligencia y me gusta ver como muchos de sus lectores ya la consideran un clásico de la literatura de espionaje en español. Esta novela merecía volver a publicarse y tener una versión electrónica accesible para todo el mundo. 

      Espero que nuevos lectores conozcan esta novela y los antiguos, especialmente los antiguos, que son los que han defendido el libro, vuelvan a disfrutarla.


      La pistola Pressin que Alba siempre lleva consigo.


      Sinopsis:


      ETA asesina a Carrero Blanco, mano derecha del General Franco. Nadie se explica como un grupo hasta entonces semidesconocido ha logrado la información para dar un golpe tan formidable.

      En 2005, unos ladrones asaltan la caja fuerte de una compañía privada durante el incendio del edificio Windsor. Inmediatamente en las más altas esferas se da la voz de alarma porque está en peligro el mayor secreto del estado. El CNI ordena a uno de sus hombres, Antonio Alba, que recupere el contenido con discreción, diciéndole que han robado el proyecto Capricornio, que no es otra cosa que el intento español por ser una potencia espacial, pero Alba desconfía porque comprueba cómo varias agencias de inteligencia extranjeras han iniciado una carrera hostil por cazar el secreto del Windsor.

      En otro lugar, el ladrón, un antiguo guerrillero albano kosovar del UÇK, tiene curiosidad por saber qué es exactamente lo que le han encargado robar. Cuando echa un vistazo al botín se lleva una gran sorpresa.Aquello vale muchísimo más de lo que le han ofrecido


      Disponibilidad de Cazar al Capricornio Edición 10º Aniversario.


      Versión libro físico



      Versión Kindle



      Amazon.in https://www.amazon.in/dp/B07P5BWMML


      Personajes principales


      ANTONIO ALBA

      “Era un hombre al que sus vecinos le calificaban como agradable pero algo reservado, sus contados amigos como simpático pero siempre ocupado y sus amigas como atractivo pero inatrapable. Para los que le veían pasar no era más que un hombre atlético, de un metro ochenta y cinco y cuya piel blanca contrastaba con la negrura de su pelo. Si alguien se hubiera acercado a él hubiera podido apreciar un detalle más, poseía una leve cicatriz en un pómulo que podría ser debido a una caída de la bicicleta cuando niño pero que era recuerdo de una noche agitada en una polvorienta calle de Argel.
      Capítulo 2.

      Antonio Alba es agente de Contrainteligencia del CNI. Anteriormente fue miembro de la unidad de acciones operativas hasta que una lesión ocurrida durante una misión le dio la excusa a su jefe directo para trasladarle.
      Tras una operación se esfuerza en disimular que su rodilla sigue en mal estado.
      Su infancia ltranscurrió en Arancón, un pueblo de Soria, donde lo crió su abuelo. Posteriormente ingresó en la Legión donde entró en su Bandera de Operaciones Especiales. Fue reclutado por la inteligencia militar y de allí pasó al CNI.

      ISAK BALA

      "Entre los albanokosovares había muy pocos que realmente se hubieran enfrentado cara a cara con un serbio. Isak Bala era diferente y las cicatrices de cuatro balazos del 5,45 por 39 en el pecho así lo atestiguaban, sin embargo, el dueño del kalashnikov que le disparó sólo necesitó dos impactos para morir."

      Capítulo 4

      Antiguo militante destacado del UÇK, ha pasado a dirigir una de las más importantes bandas de atracadores del sur de Europa.


      EVARISTA "LA LISTA"

      " Evarista la "lista", como la llamaban con sorna los colegas, era una ingeniero informático de aspecto desaliñado, de dulce mirada y veintantos años que llevaba en la Casa desde que dejó la facultad. Si no la hubieran reclutado seguiría siendo una Hacker espeicalista en meterse en los sercidores de British Telecom con los que tenía una misteriosa fijación. En realidad seguía siendo una Hacker, sólo que al servicio de su país".
      Capitulo 14.

      Agente del CNI encargada de la seguridad de las transmisiones informáticas. Apenas conocía a Antonio Alba pero poco a poco va surgiendo una profunda amistad entre ambos.

      CORONEL PONS


      Era un hombre macizo que parecía tener unos cincuenta y cinco años, sin que pudiera adivinarse si eran más, gracias a que sus cabellos castaños no lucían canas más allá de las elegantes sienes plateadas y a que su porte estaba trabajado por una hora diaria de gimnasio. Al coronel le gustaba sentirse ágil, como cuando estaba en la calle y no tras un despacho. Pero lo que atraía la atención de él no eran ni sus elegantes sienes plateadas ni sus anchas espaldas, sino unos inteligentes ojos azules que clavaba en sus oponentes mientras sonreía enseñando los colmillos.
      Capitulo 2

      Pons, es coronel de Artilleria pero ha hecho casi toda su carrera en inteligencia. Actualmente es jefe de la antigua División de Economía y Tecnología integrada ahora en la Subdirección de Contrainteligencia. Es el jefe directo de Antonio Alba.
      Casado y católico. Se dice que es miembro del Opus Dei pero aún así se rumorea que mantiene una relación con una compañera.

      MIKE ZABKA

      “Mike” no era su verdadero nombre, sino Miguel, y no es que sus padres fueran hispanos, simplemente les gustaba el nombre. Tenía cuarenta y un años y había nacido en el seno de una familia acomodada en Albuquerque, la capital del estado cuya bandera era roja y amarilla en homenaje a los descubridores españoles, Nuevo México."
      Capítulo 15.

      Zabka es jefe operativo de la CIA en España.



      martes, 1 de enero de 2019

      Buen 2019

      Buen 2019 para todos y todas



      Que este año mejore en todo el anterior.

      Nuevos proyectos estsn en marcha, los veréis en este blog.

      jueves, 13 de diciembre de 2018

      Feliz navidad

      Feliz navidad a todos y todas los que visitan este blog y se interesan por esta literatura.







      viernes, 17 de agosto de 2018

      Reseña detallada de "Historia en cuentos" en el blog MAESTRA SEGOVIANA

      El blog MAESTRA SEGOVIANA le ha dedicado una muy completa reseña a Historia en cuentos: de la prehistorial Renacimiento



      Pantallazo del blog Maestra Segoviana

      Este blog se ha especializado en aportar materiales educativos y comentar otros ya existentes. El mimo y detalle con el que han reseñado el libro, se agradece.

      Aquí un link dónde leer esta reseña: https://maestrasegoviana.blogspot.com/2018/08/resena-historia-en-cuentos-de-la-prehistoria-al-renacimiento-francisco-castillo.html

      lunes, 16 de abril de 2018

      Reseña en Aprendiendo con Montessori de Historia en cuentos.

      La web "Aprendiendo con Montessori" ha publicado una reseña sobre mi libro Historia en Cuentos. De la prehistoria al Renacimiento" en sus redes sociales.


      aprendiendoconmontessoriDentro de poco 23 de Abril, así que voy a ir haciendo que se note por si estáis buscando recomendaciones chulas 😊 Siempre me ha encantado la historia, creo que de mis años de colegio es una de las asignaturas que con más nostalgia recuerdo. Me encanta estudiarla, así que hoy os quiero recomendar un libro que me ha parecido super interesante para explicar la historia a niños y a jóvenes. Resulta que hace poco me contacto Francisco Castillo un historiador y profesor contándome sobre su forma de enseñar historia a sus alumnos de instituto y me pareció super interesante sobre todo por que decidió plasmar en un libro las historias que contaba a sus alumnos. Le pregunté si me permitía compartir su libro porque de verdad que me parece sensacional que se pueda enseñar de esta forma tan original. A veces muchos jóvenes piensan que "menudo tostón" porque sienten que ni va con ellos la cosa pero es que la realidad sobre nuestra historia, lo que somos hoy, es gracias lo que fueron entonces. Así que apuntar bien este libro"Historia en cuentos". Son doce cuentos que nos transportan desde la prehistoria hasta el renacimiento, con jóvenes y niños de protagonistas. Os imagináis aventuras en el Paleolítico, hasta la época de Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel, pasando por la antigua Grecia, Roma, Edad Media??

      Fuente: https://www.instagram.com/p/BhojsRSBjN0/?hl=es&taken-by=aprendiendoconmontessori

      sábado, 24 de marzo de 2018

      Entrevista en Creatividad Internacional


      La Web CREATIVIDAD INTERNACIONAL, medio especializado en la creatividad en la literatura y el cine, me ha entrevistado para su radio online sobre mi obra y en especial sobre mi último libro. Se puede acceder a esta entrevista a través de este link a su página o directamente en Youtube:

      https://www.creatividadinternacional.com/group/programacion-radial-de-creatividad-internacional/forum/topics/entrevista-a-francisco-castillo